Encuesta

Imagine que usted es columnista en un prestigiado periódico mexicano. Esta semana, usted publica una columna acerca de las acusaciones de corrupción sobre un prominente político mexicano y las razones por las cuales la clase política de México usualmente nunca es investigada por sus posibles actividades criminales. Como ejemplo, usted retoma el caso del Sr. *********, el prominente político en cuestión, el cual, según una investigación publicada por el New York Times, estuvo involucrado con el narcotráfico. Específicamente, The New York Times afirma: "reports about Mr. ********* drug activities have come from nearly two dozen sources inside the Mexican Government and its law enforcement agencies." (Hay reportes de las actividades de narcotráfico del Sr. ********* provenientes de 12 fuentes del gobierno mexicano). "Mr. ********* is ''involved in protecting drug traffickers passing through Sonora.'' ("El Sr. ********* está involucrado en proteger narcotraficantes en su paso por Sonora"). Los autores de la investigación por parte del New York Times reciben el máximo galardón periodístico de su país por haber hecho esta investigación: el premio Pulitzer, por lo cual usted se siente seguro de basarse en esa información. Luego de publicar su columna, usted recibe la siguiente carta: "México, D.F. 31 de marzo de 2014. Sr(a). ******* ******** Presente. Con base en información falsa, hoy publica usted un artículo doloso y en el que repite una calumnia de hace tiempo, y al hacerlo se hace parte de ella. Realmente cuesta trabajo aceptar que un(a) profesional, como quien usted dice ser, base sus opiniones en información de dudosa procedencia como la que cita, y que en su momento fue descalificada por una investigación que el propio Licenciado ********* solicitó y la cual concluyó que lo escrito en el artículo de marras era “falso y calumnioso en exceso”. Lo anterior a usted le consta porque en forma personal le hice llegar una copia del resultado de la averiguación que realizó la Procuraduría General de la República, en la cual se precisaba que no era posible demandar al autor del artículo porque el delito se había escrito y cometido en el extranjero. Por cierto, en las democracias avanzadas que usted dice admirar, la calumnia y la difamación son castigadas y los supuestos periodistas y analistas sin escrúpulos que lo hacen, dejan de tener la oportunidad de participar en los medios de comunicación de prestigio, como le sucedió al señor ***** ****. No obstante, ahora usted publica en un medio de comunicación que tiene una amplia libertad -incluso para el abuso de algunos de sus colaboradores- un escrito, refrito de refritos, con perversidad y dolo. Las animadversiones personales o la amargura no pueden sustituir a la inteligencia y, mucho menos, a los argumentos, los cuales requieren pruebas para ser sustentados. El artículo está elaborado sobre mentiras o versiones falsas, interesadas y sin sustento, como el supuesto dicho del presidente municipal de ****** que él mismo se encargó de descalificar, incluyendo su mención al hecho de que “ni siquiera tiene el gusto de conocer al Diputado *********”. Como debiera suceder en las democracias, ante la infamia de dichos sin fundamentos ni prueba alguna, debiera proceder la rectificación de un libelo tan falso, como el esfuerzo que se realiza para hacerlo, y proceder a una disculpa pública, para lo cual se requeriría que usted tuviera ética periodística. Atentamente ***** *****. Coordinador de Comunicación Social Grupo Parlamentario del ***"

  • 100 responses
  • April 01, 2014 - April 07, 2014
  • 1640 views